Passa al contingut principal

El Teniente General retirado Emilio Pérez Alamán ,premiado por Aznar llama a luchar contra la izquierda desde la Fundación Franco



Un militar premiado por Aznar llama a luchar contra la izquierda desde la Fundación Franco

El Teniente General retirado Emilio Pérez Alamán, uno de los mandos de las víctimas del Yak-42, acusa a Podemos, IU, PSOE, ERC y Compromís de querer subvertir “el orden social y legal” y llama a estar “alerta” para responder a esta “amenaza” con los “medios apropiados al momento”.



MEDIA: 3.27
VOTOS: 26


El teniente general Emilio Pérez Alamán en una imagen capturada de su blog.




La jubilación no es sinónimo de serenidad para el teniente general retirado Emilio Pérez Alamán. El militar acaba de descargar su rabia en un escrito de 1.593 palabras que la semana pasada envió a la Fundación Nacional Francisco Franco y que no ha sido divulgado hasta este lunes. Su escrito tiene muchas frases, pero básicamente un objetivo: acusar a las formaciones de izquierda de este país de buscar algo así como una catástrofe de dimensiones sobrenaturales.
Pérez Alamán no es un militar cualquiera. En junio de 1998, el entonces ministro de Defensa, Eduardo Serra, le premió con una de las máximas distinciones a la que todo hombre con un informe puede aspirar: la Gran Cruz de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo. Dos años después, el sucesor de Serra al frente de Defensa, Federico Trillo, sumó a su currículum de condecoraciones con la Gran Cruz del Mérito Militar con distintivo blanco. En 2003 le tocó lidiar con una noticia aterradora: bajo su mando estaban 20 de los 62 militares españoles que murieron en el accidente del Yak-42 que se estrelló en Turquía. Su pase a la reserva se produjo tres años después de aquel accidente, en noviembre de 2006.
Ya retirado, Pérez Alamán no oculta sus obsesiones en torno a la izquierda, a la que acusa de buscar “la misma revolución con distintos procedimientos”. Ese es el título del texto de su autoría que acaba de publicar la Fundación Nacional Francisco Franco, presidida por otro militar en retiro: el general de división Juan Chicharro Ortega, quien incluso llegó a ejercer como ayudante de campo del rey Juan Carlos y que ahora dedica las 24 horas del día a defender la figura del dictador.
Su colega Pérez Alamán está enormemente molesto por la solicitud formulada por Izquierda Unida al rey Felipe VI para que revoque el Ducado de Franco. A su juicio, este reclamo de la formación dirigida por Alberto Garzón se encuadra en el siguiente esquema: “la actual izquierda política y social de España ha ido retrocediendo hacia el primer cuarto del siglo pasado hasta límites que podemos calificar de inaceptables por retrotraernos a todos a las fechas de la anti democrática II República y el nefasto Frente Popular”.
A partir de ese párrafo, el teniente general reparte a diestra y siniestra. Al PSOE le acusa de olvidar “la actitud de modernidad que el Partido adoptó en los primeros momentos de la Transición bajo la dirección del Sr. González, que empezó por renunciar al carácter marxista del socialismo moderno y aceptar aquel Espíritu de recuerdo real de los avatares históricos sucedidos en España durante el siglo XX con afán de superar aquellos sucesos de forma oficial, ya que la normalidad en la convivencia era ya un hecho desde hacía mucho tiempo”.
Como era de esperar, el Partido Comunista tampoco le hace demasiada gracia. De hecho, cree que sus dirigentes fueron “exculpados de todas las barbaridades que cometieron” durante la Guerra Civil, aunque lo que en realidad le molesta es que a día de hoy “la ideología comunista más rancia y sectaria se mimetiza con la denominación genérica de ‘populismo’ y dentro de ella son innumerables las siglas que esconden las mismas intenciones, llámese Izquierda Unida, Podemos, Mareas, Compromis, Ezquerras...etc”.
Ahí llega el momento sublime del artículo escrito por este militar retirado. A su juicio, todas esas formaciones políticas, que a día de hoy ostentan representación parlamentaria, persiguen “el mismo objetivo de siempre: subvertir el orden social y legal en el que se desarrolla una comunidad, nacional o multinacional, para imponer sus principios y el concepto de cómo ha de ser el funcionamiento de la sociedad, utilizando para ello los medios y procedimientos que sean necesarios y que siempre justificaran con tal de conseguir sus fines”.
Ya en tono ultranacionalista –y mirando a Catalunya- sostiene que “nuestra patria” debe urgentemente “reafirmar su prestigio para hacer frente a las permanentes amenazas que siempre insistirán en debilitar su integridad y soberanía”. “Por ello es necesario manifestar con firmeza y convicción, sin dejarse acomplejar por calificativos inteligentemente lanzados por la izquierda más agresiva, la verdad histórica que nos ampara desde la realidad de los hechos y no limitarse solo a rebatir sus argumentos capciosos y las mentiras evidentes”, apunta.

“Mantener la alerta”

De todas maneras, llama a sus lectores a mantener cierta cautela: “Por supuesto que en la situación actual sería muy difícil que un movimiento revolucionario se desarrolle y resuelva como en el pasado, lo que no lo excluye ni tampoco sus fines irrenunciables, como podemos contemplarlo cada vez con más datos”. No obstante, cree que es preciso “mantener la alerta correspondiente y la capacidad de reacción necesaria para hacer frente a esta amenaza con los medios apropiados al momento”. De hecho, cree que a día de hoy puede contemplarse “el ambiente realmente revolucionario que se escenifica ante el menor acontecimiento que lo propicie, siempre bien aprovechado por la izquierda mientras el resto del arco político parece no preocuparse”.
En esta situación, resulta llamativo a la vez que preocupante el hecho que da origen a esta reflexión, de la carta enviada por la izquierda tramontana solicitando al rey la retirada del ducado de Franco a sus herederos, máxime cuando son los mismos que queman la efigie del monarca los que lanzan el desafío de tomar una decisión que sea la que sea servirá de motivo para su inestabilidad y la de la Institución que representa.

Catalunya y los “revolucionarios”

En materia catalana, el militar muestra su satisfacción por el discurso que el rey Felipe VI pronunció el 3 de octubre, cuando se posicionó ante la inestable situación política. A su juicio, el monarca consiguió entonces llenar “el vacío en que se encontraban los españoles ante la situación planteada por los independentistas catalanes”, aunque también cree que las palabras del jefe de la monarquía han dado lugar a la “consiguiente preocupación de los revolucionarios que ahora buscan sin duda y con insidia una postura Real que les sirva para reclamar la ruptura definitiva con el Régimen anterior, en contra de la reforma asumida y aprobada por los españoles tras la muerte de Franco e impulsada por el designado para realizar el cambio, SM el Rey Juan Carlos I”. Palabra de Pérez Alamán. 
http://www.publico.es/politica/militar-premiado-aznar-llama-luchar-izquierda-fundacion-franco.html

Entrades populars d'aquest blog

Mesa de Salomón (rey de Israel, 978-931 a. C.) –conocida también como Tabla o Espejo de Salomón